Archivo de la categoría: leyendas de terror

Las gemelas del cementerio

Las gemelas del cementerio

Hablando con Charles una noche nos decidimos ir a una discoteca que quedaba apartada de la ciudad, de la cual habíamos oído grandes historias debido a que se había vuelto popular.

Al llegar a la discoteca en el viejo auto de mi padre nos dirigimos directamente a la barra en donde nos pedimos cervezas bien frías para comenzar la noche. A pesar de que había una música muy buena, no nos animábamos con Charles a sacar a bailar a mujeres, es por ello que seguimos tomando cervezas, hasta que en un momento se nos acercaron dos rubias que nos invitaron a bailar.

Dentro de la pista de baile tuve mucha simpatía con Ornella, que se mostraba muy simpática a bailar música de The Rolling Stones. Por su parte Charles ya había comenzado a besar a Roxana rápidamente, algo que me sorprendió que no lo rechazara.

Luego decidimos ir a otra parte más tranquila, por lo que al salir de la discoteca Ornella me dijo que ella quería conducir para llevarnos a un lugar en donde nos divertiríamos. Mi borrachera y mi debilidad frente a esa bella mujer no me dejó imponer resistencia a sus exigencias, por lo que accedí a darle las llaves del automóvil de mi padre.

En el viaje vi que nos arribamos a la carretera, y que nos conducimos a una enorme mansión, en donde al entrar a la misma no fuimos a la casa principal, sino que nos dirigimos a una cabaña que se encontraba a las afueras de la enorme casa. Una vez que entramos allí sucedieron cosas que aún no puedo recordar.

Al despertar al día siguiente me di cuenta que estaba dormido sobre una superficie muy helada, que al parecer era mármol. Me levanté y no encontré a Ornella, aunque pude ver a Charles muy cerca de mí también tirado sobre el suelo, al acercarme a él lo vi con espuma en la boca y fallecido, ya que no emitía ningún signo vital. El lugar en donde me encontraba era muy diferente al cual había accedido, debido a que había una reja en la puerta, por lo que al salir de allí me di cuenta que se trataba de un mausoleo, y que estábamos dentro de un cementerio. Al volver a entrar me di cuenta con el hecho de que estaba durmiendo sobre la tumba de Ornella, y que mi amigo Charles había muerto sobre la tumba de Roxana. Lamentablemente la policía no me creyó mi relato, por lo que tuve que pasar mucho tiempo en prisión.

Las farolas

A lo largo de mi vida he escuchado centenares de leyendas de terror, algunas de ellas me las han contado mis familiares y otras mis amigos y conocidos. Ahora mismo se me viene a la cabeza algo que supuestamente ocurrió un día como hoy, sólo que hace 14 años en un viejo salón de fiestas que se ubicaba a unas 10 cuadras de mi casa. Sigue leyendo

Leyenda de la Xtabay

Leyenda de la Xtabay

Se cuenta, que en un pueblo de la Península de Yucatán vivían dos mujeres. Una apodada Xkeban (pecadora) y la otra Utz-Colel (mujer buena). Ambas de belleza excepcional; pero la Xkeban despreciada por regalar su amor a los hombres y Utz-Colel, apreciada por su virtud y rectitud.

A pesar de sus pecados, Xkeban era de buen corazón, socorría a los desamparados, curaba a los enfermos y cuidaba animales viejos, despojándose de los regalos de sus enamorados. Utz-Colel, por su parte, era rígida y dura de carácter y despreciaba a los humildes o enfermos.

Un día, encontraron el cadáver de Xkeban, el cual despedía un hermoso perfume. Utz-Colel se burló, diciendo que aquello solo podía ser cosa del Demonio, para seguir provocando a los hombres aun después de la muerte. Al día siguiente, del entierro de Xkeban, su tumba estaba cubierta por flores hermosas y de delicado perfume. En cambio cuando murió Utz-Colel, su tumba despedía un hedor intolerable y le crecía un cactus lleno de espinas.

La flor que nació de la tumba de Xtabay se llamó Xtabentún, una humilde y bella flor silvestre. Su néctar el igual de embriagador como lo fue el amor de Xkeban. Por su parte Utz-Colel se convirtió en la flor de Tzacam, un cactus espinoso del que brota una flor, es hermoso, pero de olor desagradable y al tocarla es fácil punzarse.

Convertida la falsa mujer en la flor del Tzacam tuvo tiempo de reflexionar y envidiar a Xkeban, pensando que todo lo bueno ocurrido a ella fue por entregarse al amor. Sin caer en cuenta que en realidad todo se debía a bondad de su corazón. Llamando en su ayuda a los malos espíritus, Utz-Colel consiguió la gracia de regresar al mundo cada vez que lo quisiera, convertida nuevamente en mujer, para enamorar a los hombres e imitar a Xkeban.

Fue este hecho el que diera origen a la mujer Xtabay una de las leyendas indigenas mexicanas más conocidas. Esta encantadora fémina, surge del Tzacam y peina su larga cabellera bajo las ceibas, esperando un hombre al cual encantar, seducir y enamorar, para que este la siga hasta sus dominios donde al fin los asesina en el frenesí de un amor infernal.
Los cuerpos destrozados de esos incautos enamorados aparecen al día siguiente con las más horribles huellas de rasguños, de mordidas y con el pecho abierto.


La cueva

Recuerdo que era un viernes y por mi casa recién habían descubierto una cueva en la parte de atrás, desde que vi la cueva me pareció extraña y mas que eso tenia muchos escalofríos al verla.

La primera noche que sentí algo raro en dicha cueva era un viernes, estaba llegando a casa casi a las 10 de la noche y vi como si alguien entraba lentamente con una vela tomada en la mano, lo primero que hice fue entrar rápidamente en mi casa y contárselo a mi familia, obviamente se rieron de lo que dije ya que no son de creer en esas cosas.

Pasaron 2 semanas y era una noche en donde mi madre me mando a buscar un catalogo de zara kids 2013 ya que mi hermanito quería ver las diferentes prendas que posee, en fin eran mas de las 11 de la noche, realmente no tuve opción y decidí ir a buscarlo.

Sale por la puerta principal para no ver nada en la cueva y así fue, pero lo trágico fue cuando estaba volviendo, desde lejos vi la silueta de una persona que salia de la cueva, realmente me asuste mas de lo debido y quede paralizado, entre a mi casa y ya no podía mas, llorando se lo dije a mi madre.

Al día siguiente mi madre fue con el padre y se lo comento, decidió ir a bendecir dicha cueva y así fue, hasta ahora no he visto nada fuera de lo normal y nadie comenta contrario.

Hace algunos años vino una señora que vivió en esa casa y nos comento que en esa casa vivía una pareja de la cual el esposo la engaño y la señora se suicido cerca de esa cueva, sentí en verdad de nuevo mucho miedo, pero ya me sentia mas tranquilo por que ya no aparecía nada fuera de lo normal.

 

 

El catalogo maldito

Recuerdo muy bien hace unos años en los cuales me gustaba pasar por dichas tiendas a comprarme historietas de las cuales me pasaba leyendo hasta media noche, en fin cuando pase por la tienda vi una revista la cual estaba a un precio especial, pero lo raro en la revista es que estaba como antigua o muy maltratada, le pregunte al vendedor y me dijo que es un edición limitada de hace algunos años y que solamente se diseñaron 3.

La revista era Bershka Catalogo lo compre por que en verdad me di cuenta que era un catalogo de moda, mas que nada basado en la juventud pero lo raro no se le quitaba ya que tenia manchas extrañas, en fin la curiosidad me gano y la compre.

En esa noche me puse a leerlo y decía cosas extrañas, palabras que no tenían un sentido común, leí un párrafo y escuche un ruido fuertemente en la cocina, en mi mente pensé que era pura casualidad, así que leí de nuevo otro párrafo y escuche la puerta del baño abriéndose  vivo solo así que realmente me asuste, lo que hice fue dejar la revista y tratar de dormir.

En realidad no podía dormir, esa revista me dio mucho miedo y tenia muchos escalofríos, me levante y fui por la revista a tirarla ya que en verdad tenia mucha rareza.

En eso que salgo al patio de la casa vi a un hombre todo negro al fondo, mi primera reacción fue cerrar la puerta y entrar, tome mi coche y me fui a la casa de un amigo, al día siguiente tire la revista en la basura y no me volvió a pasar dichas cosas, aun sigo creyendo por que esa revista tuvo hechos difíciles de creer..

La mujer del pequeño difunto

La mujer del pequeño difunto

Las leyendas de Córdoba poseen un estilo particular, ya que un alto porcentaje de ellas se desarrollaron hace más de 100 años.

Cuenta la leyenda que a finales del siglo XIX, cerca de un cruce de vías en aquella ciudad argentina, se aparecía una mujer delgada cargando un pequeño ataúd. Se creía que dentro de éste, se hallaba una pequeña criatura fallecida.

En primer lugar porque los ataúdes que eran ocupados por niños tenían un tamaño reducido, además de estar pintados completamente de blanco. Esto tal vez para simbolizar la pureza del alma de los pequeños.

Recordemos que en esos años los velorios que se les hacían a los infantes, involucraban a gran parte de la comunidad circundante, pues aquello representaba la unión del pueblo en el duelo que en ese momento estaba pasando la familia afectada.

Otro elemento que también es clásico de la “mujer del angelito” como también se le conoce, es un pequeño candelabro con una vela encendida.

Fueron tantos los testimonios de gente respetable que afirmaban haber tenido un encuentro cercano con ella que por un tiempo, las operaciones de índole ferroviario se vieron absolutamente suspendidas durante la noche.

Es más los individuos que invariablemente tenían que pasar por aquel cruce de tranvía, lo hacían acompañados de otras personas por el temor de encontrarse cara a cara con ese espíritu.

Por otro lado, hay quienes aseguran que es imposible verle el rostro a la dama del féretro, ya que siempre se colocaba al frente del tranvía e iba caminando a la misma velocidad de éste.

Del mismo modo, se estima que la hora favorita que tenía la “mujer del angelito” para aparecer era cerca de las once de la noche. También con la recopilación de varios datos históricos, se ha podido saber que la ruta que seguía este espíritu era desde la Alta Córdoba hasta Las Bajadas.

Expertos en establecer contacto con otros planos astrales, dicen que los fantasmas permanecen ligados a la tierra, porque no pudieron concluir sus asuntos en vida.

El fantasma del ahorcado

Era una tarde muy lluviosa en la cual decidimos salir a jugar fútbol  ya saben que el fútbol en la lluvia es super divertido por las caídas en el pasto y mas que nada por el agua.

En fin, se acercaba la noche y realmente ya no se veía ni la pelota y decidimos dejar el partido hasta ese momento, mis amigos vivían cerca de dicho y llegaron rápido a su casa.

Vivía para ser exactos a 3 km del campo y como andaba la lluvia decidí correr hasta llegar a mi casa, llegando casi a una casa en donde se decía que se había ahorcado un tipo cerca de 20 años note algo extraño y mas que nada un super escalofrió (No le tome importancia por que estaba lloviendo y andaba mojado, así que pensaba que era normal los escalofríos).

Me acercaba poco a poco a dicha casa y de pronto vi por dentro a un hombre flotando tomado un vela, quede espantado completamente no buscaba que hacer, quede paralizado y no me podía mover ni gritar, vi que se elevaba mas y mas cuando de pronto se acerco a un poste de luz y desapareció  en ese momento yo sentí una fuerte respiración dentro de mi y podía moverme, corrí lo mas rápido posible hasta llegar a mi casa.

Llegando a casa se lo conté a mi hermano y a mi madre, justamente me dijeron que mucha gente dicen verlo visto y mas que nada que cuando una persona se ahorca suele aparecerse con una vela tratando de buscar la luz, ya que su alma esta en pena.

El hombre en la gasolinera

Esta es una de las peores experiencias que me ha pasado en mi vida, realmente hasta de contarlo me pone los pelos de punta y siento escalofríos  en fin les redactare lo que me sucedió.

Vivo cerca de una gasolinera de la cual el servicio es solo a media noche, un día regresando de la escuela en donde había salido un poco tarde debido a la lluvia.

Justamente no habían muchas personas en la calle, debido a que era un día lluvioso completamente, en fin seguí mi camino rutinario y precisamente en la gasolinera vi a un señor al cual no le note muy bien la cara.

No se movía para nada y estaba sentado cerca del la maquina de gasolina, con respeto le dije buenas noches y me contesto con un gemido muy extraño, no sabia lo que pasaba pero en dicho momento sentí un escalofrió tremendo del cual me hizo correr hacia mi casa.

Al siguiente día recuerdo que me dolía mucho la cabeza y una calentura tremenda, no sabia lo que me pasaba y en eso mi madre me decidió llevarme al doctor, pasando por dicha gasolinera vimos a muchos policías cerrando la calle, me preguntaba que había pasado en eso nos topamos con mi hermana la cual nos dijo que la noche anterior mataron a un señor del cual lo pusieron en una bolsa negra en pedazos.

No me lo podía creer, pensaba que el tipo ese del cual vi la noche anterior era el, en fin me llevaron al doctor y no mejoraba para nada, en eso se lo comente a mi madre y ella se asusto por completo y decidió llevarme con un señor que lee cartas y precisamente describió lo que vi, me tiro un liquido del cual el olor era horrible, pero muy efectivo antes de llegar a casa ya estaba completamente bien.

El señor que leía la cartas nos dijo que era el espíritu de dicho señor del cual murió de manera muy violenta y buscaba hacer maldad, así mismo siempre que paso en dicha gasolinera, trato de correr lo mas rápido.

La mirada penetrante

La mirada penetrante

Todos los veranos mi familia y yo vamos a casa de mis tíos que viven el campo, pues en esa época del año, se suelen reunir todos los parientes. Ya sabes, gente con la que solamente platicas una vez al año y esperas 365 días para volver a hacerlo, pues no hay nada en común, más que los lazos de consanguinidad.

Total que yo estaba sentado en la cabecera de la mesa principal, con una extraordinaria vista hacia el campo. El clima era bastante agradable y los aromas de las bebidas y los platillos aderezaban la noche de manera mágica.

Mi tía se me acercó y me dijo en tono burlón:

– Hermilo, deja ya de ver los árboles e integrante a la plática. ¿O es que acaso tienes miedo de que “pie grande” salga del bosque y te lleve?

– No tía, la verdad es que estoy un poco aburrido.

– Claro, como aquí no puedes subir a tu cuarto y ponerte a jugar los juegos de vídeo, todo te parece poca cosa. Mencionó mi tío con voz áspera.

– Déjalo, es posible que la haya visto. Repuso mi tía.

– Ya vas empezar otra vez con tus historias del terror, eso déjaselo a los escritores de novelas, las figuras procedentes de ultratumba no existen.

Sentí un tremendo escalofrío que me recorrió todo el cuerpo, al sólo oír la palabra ultratumba.

– ¿De qué mujer hablas tía?

– De una dama que debes en cuando se aparece por las noches. Yo la he visto desde hace años, pero nadie me cree. Solamente mis gatos saben que lo que digo es cierto.

– ¿Tus gatos?

– Sí, un día estaba regando las flores del jardín y mis gatitos y yo vimos la espigada figura de una mujer. Ellos ni siquiera maullaron, sólo vi cómo se les erizaban los pelos de la espalda.

– Ya mujer, vas hacer que Hermilo no pueda dormir esta noche. Mejor dale un buen pedazo de pastel, para que se le pase el susto.

Mi tía se dirigió a la mesa de postres y mientras estaba esperando mi plato, una mujer de figura desgarbada apareció frente mí y clavó su mirada como dos puñales en mis ojos. Palidecí y me desmayé. Cuando recubre la conciencia, la mujer ya no estaba.