Cuento de terror la dualidad de Esteban

Por el 04-09-2014 Categoria: cuentos de terror

Cuento de terror la dualidad de Esteban

Algo que disfruto mucho de escribir cuentos de terror es que de una situación supuestamente normal, se puede desencadenar otra absolutamente aterradora y desquiciante.

Por esa razón me gusta participar en sitios como este en el que los cuentos de terror son disfrutados por los usuarios.

Esteban intentaba por todos los medios posibles dejar el cigarrillo. No solamente porque en el edificio en donde laboraba, no se podía fumar, sino porque ya ese vicio le estaba afectando los pulmones. Un amigo suyo le recomendó que fuera a ver al doctor Salazar, reconocida eminencia en cuestión de hipnosis.

Acudió al consultorio del doctor Salazar y éste le pidió que por favor se acostara en el diván y comenzara a platicarle cuales eran sus problemas.

– Mire doctor, yo empecé con los cigarrillos desde los 13 años y como usted comprenderá, después de más de dos décadas de fumar dos cajetillas diarias, mis pulmones se han deteriorado bastante.

– El suyo amigo mío es un caso más común de lo que cree. Pero no tiene de qué preocuparse, con tan solo hacer una regresión quedará curado.

– ¿En serio? ¿Significa que en 60 minutos me olvidaré del cigarrillo para siempre?

– No es tan simple. Tenemos que programar al menos ocho sesiones de tratamiento, la regresión debe ser escalonada.

– Está bien. Comience cuando quiera.

El doctor Salazar sacó de su bolsillo un péndulo y empezó a agitarlo frente a los ojos de Esteban. Velozmente el paciente quedó perdidamente dormido. Ahí fue donde el médico aprovechó para iniciar sus tácticas de curación:

– Esteban tienes que dejar de fumar…

En ese momento el discurso del galeno fue interrumpido por una voz seca y áspera que salía del interior del paciente.

– Esteban no se encuentra en el consultorio. Me llamo Jack y si no dejas de decir tonterías te mataré.

El doctor Salazar asustado por lo que había escuchado despertó a Esteban y le preguntó:

– ¿Quién es Jack?

– ¿Jack? No había escuchado ese nombre en un largo tiempo. Pero gracias por recordármelo.

Esteban se incorporó del diván con la vista nublada y sujetó al médico por el cuello hasta que le rompió la tráquea.

Pese a toda su experiencia, el doctor Salazar no fue capaz de diagnosticar la doble personalidad (una de ellas asesina) de Esteban.

ESCRIBE UN COMENTARIO