Cuento de terror luces en la sala

Cuento de terror luces en la sala

Tenía muy poco tiempo de haberme salido de casa de mis padres, pues ya a la edad de 22 años es justo que uno busque su independencia para así, ganar un poco de experiencia en la vida.

Mi apartamento era muy pequeño, pero tenía lo necesario para mí: Un baño completo, una recámara, una cocina y hasta un pequeño cuarto de lavado. El mobiliario que componía esa casa era básico y rústico. Apenas una mesita de madera con cuatro sillas y un viejo sofá que adquirí en una venta de garaje.

Eso sí, en una caja junto a la secadora, guardaba mis libros de cuentos de terror. Recuerdo que fue una tarde de miércoles, cuando tuve una experiencia sobrenatural. Fui a la cocina y saqué de la nevera un poco de jamón de pavo y algo de queso para prepararme un emparedado.

Tuve suerte porque en el paquete del pan de caja, sólo quedaban dos rebanadas (sin contar las tapas). Les quité la corteza con la ayuda de un cuchillo y les unte un poco de salsa de tomate.

Puse mi sandwich en un plato y me fui caminando hasta llegar a los pies en mi cama, donde ya me esperaba mi libro de historias de miedo.

Encendí la luz del cuarto, no sin antes regular la intensidad del foco, ya que si ésta es muy intensa, me empieza a molestar después de un rato.

Apenas había leído un par de páginas, cuando escuché unos ruidos que provenían de la sala. Salí de la pieza y pude ver con claridad que unas pequeñas luces blancas apuntaban hacia mí.

Estaba hipnotizado ante esas luces, era como si alguien me llamara telepáticamente a ellas. En mi mente no sentía temor al irme aproximando, pero sin percatarme mi cuerpo se resistía a llegar hasta ellas.

Pese a eso seguí caminando y vi que en la pared se formaba una imagen de mi persona, sólo que envejecida. Encendí la luz de pronto los ruidos y la iluminación misteriosa desaparecieron.

Un amigo me explicó que quizá tuve un viaje astral en un sueño. Más podría jurar que estaba despierto cuando eso sucedió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *