La mujer del pequeño difunto

La mujer del pequeño difunto

Las leyendas de Córdoba poseen un estilo particular, ya que un alto porcentaje de ellas se desarrollaron hace más de 100 años.

Cuenta la leyenda que a finales del siglo XIX, cerca de un cruce de vías en aquella ciudad argentina, se aparecía una mujer delgada cargando un pequeño ataúd. Se creía que dentro de éste, se hallaba una pequeña criatura fallecida.

En primer lugar porque los ataúdes que eran ocupados por niños tenían un tamaño reducido, además de estar pintados completamente de blanco. Esto tal vez para simbolizar la pureza del alma de los pequeños.

Recordemos que en esos años los velorios que se les hacían a los infantes, involucraban a gran parte de la comunidad circundante, pues aquello representaba la unión del pueblo en el duelo que en ese momento estaba pasando la familia afectada.

Otro elemento que también es clásico de la “mujer del angelito” como también se le conoce, es un pequeño candelabro con una vela encendida.

Fueron tantos los testimonios de gente respetable que afirmaban haber tenido un encuentro cercano con ella que por un tiempo, las operaciones de índole ferroviario se vieron absolutamente suspendidas durante la noche.

Es más los individuos que invariablemente tenían que pasar por aquel cruce de tranvía, lo hacían acompañados de otras personas por el temor de encontrarse cara a cara con ese espíritu.

Por otro lado, hay quienes aseguran que es imposible verle el rostro a la dama del féretro, ya que siempre se colocaba al frente del tranvía e iba caminando a la misma velocidad de éste.

Del mismo modo, se estima que la hora favorita que tenía la “mujer del angelito” para aparecer era cerca de las once de la noche. También con la recopilación de varios datos históricos, se ha podido saber que la ruta que seguía este espíritu era desde la Alta Córdoba hasta Las Bajadas.

Expertos en establecer contacto con otros planos astrales, dicen que los fantasmas permanecen ligados a la tierra, porque no pudieron concluir sus asuntos en vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *